Concepto de grupo sanguíneo

Existen en la sangre dos tipos de proteínas denominadas antígenos que pueden aglutinarse por sus respectivos anticuerpos, que por ello se denominan aglutinógenos: son el A, con su correspondiente aglutinina alfa, y el B con su aglutinina beta. Los grupos sanguíneos es una clasificación de los tipos de sangre que data de 1901, siendo el biólogo de origen austríaco, Karl Landsteiner su descubridor, lo que hizo teniendo en cuenta cuales son los aglutinógenos y las aglutinas que se encuentran en la sangre presentes.

Concepto de grupo sanguíneo

Quienes pertenecen al grupo sanguíneo A tienen en sus glóbulos aglutinógeno A, y en el suero aglutinina beta.

Los del grupo B, tienen en sus glóbulos aglutinógeno B, y en el suero aglutinina alfa.

Pertenecen al grupo sanguíneo AB los que tienen aglutinógenos A y B en sus glóbulos, no teniendo su suero ninguna aglutinina.

En el grupo 0 no hallamos aglutinógenos en los glóbulos, y en el suero hay aglutininas alfa y beta.

La importancia de conocer los grupos sanguíneos de las personas reside en que en caso de necesitarse una transfusión de sangre no todas son compatibles entre sí, y transfundir sangre en estos casos pude resultar letal.

Por ello debemos tener en cuenta que aquellos que tienen sangre del grupo A o del grupo B solo pueden donar sangre a aquellos que tengan su mismo grupo y a las que tengan grupo AB; siendo receptores eficaces de los de su mismo grupo y de los del grupo 0. Este grupo 0 es el que se llama “donante universal” pero para recibir sangre sólo debe usarse la de su mismo grupo.

Así como el 0 es el dador universal, el receptor universal es el grupo AB, pero contrariamente solo puede ofrecer sangre a quienes tengan su mismo grupo.

Lo que también es importante es conocer el factor Rh, descubierto en 1940, que es un aglutinógeno que se encontró presente en la sangre de los momos Macacus rhesus (de allí el nombre de Rh). Los glóbulos rojos del 85 % de los humanos poseen este antígeno y un 15 % no. A los primeros se los llama Rh positivos y a los segundos Rh negativos. Esto tiene importancia ya que si en el embarazo la madre tiene factor Rh negativo, y el padre positivo, necesitará hacer un tratamiento para que esto no afecte al feto, ocasionándole bilirrubina alta, pudiendo provocarle daño cerebral, hidropesía o problemas en el habla o la audición.

En las transfusiones, los que tienen Rh negativo si bien pueden donar de acuerdo a la compatibilidad de su grupo, no pueden recibir sangre de quienes tengan factor Rh positivo.