Concepto de gula

La palabra gula procede de igual vocablo latino, que a su vez procede del indoeuropeo “gwel” que significa “tragar”. La gula puede definirse como aquel apetito desbordante, que lleva a excesos en la comida y la bebida.

Quien padece de gula, no puede dejar de saborear cuanto manjar se ponga delante de sus ojos, aún sabiendo que su salud se resentirá, pues trae aparejado serios problemas, como la obesidad, el colesterol alto y la diabetes tipo 2.

La sensación de placer que le produce la comida es tan grande, que le impide razonar sobre las consecuencias de su apetito feroz, que lo acercan más a la animalidad que a la espiritualidad. Comer y sentir placer con ello, no tiene nada de malo; pero lo que es negativo, como siempre, son los excesos; como lo es también la anorexia, o sea dejar de darle al organismo los nutrientes que necesita.

Concepto de gula

Para el cristianismo la gula es un pecado capital, y para la medicina un desorden de la alimentación, y un trastorno psicológico que impide el auto control. La angustia, la baja autoestima, las frustraciones, el aburrimiento pueden motivarnos a comer sin tener hambre. El deporte, las caminatas, las sanas distracciones, la práctica del yoga, son buenos remedios para aliviar este mal.

Para muchas personas la gula es imposible de reprimir; pero como sienten culpa por ello, pueden expulsar lo que han consumido de más, provocándose vómitos, característico de las personas bulímicas (aunque dejamos aclarado que algunos bulímicos no sufren de gula ni de sobre peso, sino que se auto perciben así).