Concepto de herrumbre

La palabra herrumbre proviene en su etimología del latín “ferrūmen” usada para designar al óxido de hierro, cuya fórmula química es Fe2O3. La oxidación es un proceso de tipo químico que se produce cuando un elemento, en este caso, el hierro incorpora oxígeno. La herrumbre es óxido férrico hidratado.

Cuando el hierro está expuesto a la acción del aire, especialmente húmedo, se altera, transformándose en hidróxido férrico, tomando un color rojizo, pardo o naranja en su capa exterior. El cobre y la plata en vez de oxidarse, se corroen ante el aire húmedo. Muchos de los productos fabricados con hierro están protegidos contra la herrumbre con ciertas pinturas, existiendo otros productos que también sirven para quitarla o removerla. Existe un convertidor polimérico para la herrumbre, evita que se se produzca encapsulando el óxido, con el objetivo de quitarle el oxígeno. Esta herrumbre ensucia, pues se desprende con facilidad una vez formada. Por ejemplo, si tenemos un alambre herrumbrado para colgar la ropa, ésta puede aparecer manchada.

Concepto de herrumbre

La herrumbre le da un sabor característico a los alimentos o al agua que con él toman contacto. Ese sabor a veces lo sentimos cuando padecemos ciertas enfermedades, como insuficiencia renal.

Ese color característico del herrumbre naranja amarronado, figura en ciertos catálogos cromáticos, por ejemplo de pinturas o decorados.

Cuando algo está deteriorado, en mal estado, corrupto, se dice que está corroído o herrumbrado. Ejemplos: “tu corazón está herrumbrado, ya no puedes sentir” o “la herrumbre que ensucia tu razón, evita que me entiendas”.

Existe un hongo, conocido como “roya”, muy dañino para las especies vegetales, ocasionando deterioros letales en especial a las hojas, cuyo aspecto es el de un polvo con el color típico de la herrumbre.