Concepto de hidrosfera

La palabra hidrosfera proviene del griego “hidro” que significa agua y de “sphaera”= esfera, lo que podría definir a la hidrosfera como la porción de agua de la esfera terrestre, que ocupa el 75 % de su superficie.

Dentro de la superficie terrestre, las tres cuartas partes de las aguas, corresponden a los mares y océanos. Estos mares y océanos, junto con las aguas continentales, que son originadas por el agua de lluvia (ríos, lagos, aguas congeladas y subterráneas, y la contenida en la atmósfera en forma de vapor) conforman la hidrosfera.

La hidrosfera está entonces constituida por las aguas totales de la Tierra en sus tres estados: 1. Líquido, como las de océanos (Pacífico, Atlántico, Índico y Glacial Ártico) mares, ríos, lagos, arroyos y aguas subterráneas; 2. Sólido en los casquetes polares de la Antártida y el Ártico, y en los glaciares (ríos de hielo originados por nevadas acumuladas en cavidades que se va comprimiendo por su peso, con desplazamiento muy lento) y 3. En estado gaseoso, se encuentra en la atmósfera, como vapor de agua. Las aguas continentales son transitorias, pues su destino es ir al mar.

Dentro de la hidrosfera, los mares y océanos, que constituyen la masa de aguas saladas, representan el 93,9 % de las aguas, siendo la máxima fuente de vapor de agua contenida en la atmósfera. Las aguas dulces ocupan el 6,1 % de las aguas ((ríos, lagos, hielos aguas subterráneas) y también son fuente, aunque en menor medida, del vapor de la atmósfera.