Concepto de hipnosis

La palabra hipnosis es producto de un cultismo. Procede del griego “hypnon” que significa dormir y para los antiguos griegos era el dios del sueño, hijo de Nix, dios de la noche.

La hipnosis es un estado de la mente, similar al que transcurre durante el sueño, pero en este caso es provocado o inducido por técnicas específicas de sugestión, y permite que el hipnotizador dé instrucciones al hipnotizado con el fin de traer a su mente recuerdos selectivos o que cumpla ciertas órdenes que incluso requieren actividad física, como caminar, saltar o correr. Puede la hipnosis provocarse por autosugestión. La posibilidad de entrar en trance hipnótico depende de la habilidad del hipnotizador y el grado de sugestionabilidad del paciente. El padre del Psicoanálisis, Freud, usó antes de desarrollar su teoría, la hipnosis, para tratar a los pacientes con neurosis, a efectos de provocar una regresión hipnótica para evocar los traumas reprimidos.

Concepto de hipnosis

Se usa a veces como juego en espectáculos, donde el hipnotizador solicita la colaboración de gente del público para que se deje hipnotizar y así hacerle hacer posturas o prácticas graciosas para quienes los observan. Para llegar a la hipnosis profunda primero se pasa por una fase superficial de relajación, luego a la rigidez, y finalmente al trance profundo, donde no se pierde totalmente la conciencia, solo se reprimirá aquello que se desea voluntaria o involuntariamente olvidar.

La hipnoterapia se utiliza con fines de ayudar a las personas en sus padecimientos y adicciones. Es muy frecuente y efectivo para superar el hábito del tabaquismo, de comer en exceso y para el tratamiento del dolor (por ejemplo en Odontología), las ansiedades, las fobias y en general todas aquellas dolencias que son psicosomáticas. No se debe utilizar en aquellas personas que sufren esquizofrenia o epilepsia.