Concepto de hipocondríaco

Hipocondríaco es un vocablo de origen griego que puede también no acentuarse y escribirse hipocondriaco. Se compone de “hypo” con el significado de “abajo” y “khondrión” que alude al “cartílago”. Los hipocondríacos sienten que están enfermos, y para los griegos la causa de esta idea falsa y muy traumática se debía a que sus humores o fluidos causantes del mal, estaban acumulados en la zona del hipocondrio, o región abdominal, ubicada por debajo de las costillas.

El hipocondríaco presenta algún síntoma de enfermedad que lo asusta de tal modo que cree tener un padecimiento grave, exagerando negativamente su estado de salud. Por ejemplo, observa un lunar de apariencia normal, pero él sin previa consulta médica o a pesar de que el facultativo tras hacerle los exámenes le asegura que es benigno está convencido de tener un cáncer o siente un pequeño dolor en el pecho y asegura que está infartando.

Concepto de hipocondríaco

El hipocondríaco asiste al médico de manera habitual, se realiza exámenes y chequeos, pero nunca se convence de estar sano, o niega valor a los resultados, o se “inventa” una nueva enfermedad de modo inconciente. No puede decirse que alguien es hipocondríaco si alguna vez en su vida ha tenido esa sensación, sino que se requiere que haya sido al menos dos veces en un mismo año o en un lapso no demasiado largo de tiempo.

El hipocondríaco es una persona caracterizada por su inseguridad y baja autoestima, está en permanente alerta, observando su funcionamiento orgánico y sus manifestaciones clínicas para detectar un trastorno y maximizarlo, y muchas veces hasta los imagina. Esto lo vuelve obsesivo y temeroso, viviendo en un estado de constante preocupación que muchas veces desemboca en trastornos psicosomáticos reales.

En la comedia “El enfermo imaginario” de Molière, dramaturgo francés del siglo XVII, se describe a Argón, su protagonista, sufriendo de hipocondría y en relación a los médicos con los que trata, se va armando el argumento de la obra.

En la actualidad, las personas hipocondríacas encuentran en Internet un verdadero arsenal que alimenta su ansiedad y angustia, pues al leer los síntomas de ciertas enfermedades graves, sienten que son los propios.