Concepto de horizonte

El origen de la palabra horizonte es griego. Proviene de “orixo” cuyo significado es terminar o limitar.

En su acepción más común es la línea que visualmente pareciera, aunque es irreal, que marca el confín entre la tierra y el cielo o entre la tierra y el mar, si estamos situados en la superficie de la tierra o en sus aguas, respectivamente. Es el círculo máximo de la bóveda celeste que ocurre en la intersección entre ésta y el plano que pasa por el observador. Es también el espacio cercado por la línea del horizonte, de forma circular.

Como límite puede ser usado en varios sentidos, por ejemplo cuando se habla del horizonte del saber (hasta donde llegan los conocimientos) o del horizonte cultural (donde y cuando se manifestaron los rasgos de una determinada cultura, encerrándolos geográfica y temporalmente) o del horizonte político (hasta donde llegan las metas de un programa de gobierno).

También reciben el nombre de horizonte los materiales que transformados por factores diversos están diferenciados en niveles dentro del suelo.

Los suelos más evolucionados ubicados en climas no extremos poseen en general tres horizontes, determinados por los fósiles que contiene su estructura. El horizonte A es el más superficial, de color oscuro por contener mucho material orgánico. El horizonte B es más claro pues carece de material biológico, y allí se deposita el material del horizonte A tras ser lavado por las lluvias. El horizonte C es el más profundo, conformado por arena, arcilla, canto rodado y bloques de roca.