Concepto de humildad

La palabra humildad proviene en su etimología del latín “humilitas” que a su vez se deriva del verbo “humiliare”, el que proviene de “humus” = “tierra”. Es por ello que literalmente la palabra humildad significa “rebajarse hasta ponerse al nivel de la tierra o suelo”.

La humildad significa por un lado reconocer nuestra calidad humana con defectos y virtudes, sin creerse superior a otra persona, sino diferente en cualidades y aptitudes; y como parte integrante de la naturaleza, respetándola y no sintiéndose dueño de ella. Para los creyentes la humildad comienza por reconocer la existencia de un Dios creador, omnipotente, ante el cual el ser humano debe postrarse y al que debe alabar, reconociendo frente a ese único ser perfecto, su propia imperfección. En el cristianismo un gran ejemplo de humildad fue el de Jesús, que siendo hijo de Dios, nació en un pesebre, y su padre era un modesto carpintero.

Concepto de humildad

El soldado y escritor español Miguel de Cervantes Saavedra (1547-1616) sostenía que la humildad es la virtud básica, sin la cual no pueden poseerse las demás. Santa Teresa de Jesús (1515-1582) asimilaba la humildad con lo verdadero, pues quien es humilde no se engaña sobre lo que es y tiene, sino que puede observarse con lo bueno y lo malo. El poeta bengalí, Rabindranath Tagore (1861-1941) afirmó que cuanta más humildad se posea se estará más cerca de la grandeza. Para Víctor Hugo los dos extremos de la humildad son la verdad y la belleza.

Aunque las personas humildes no necesariamente deben tener poco dinero, pues pueden poseer bienes ganados con su esfuerzo, y con ellos disfrutar de la vida sin opulencias y ayudar a los necesitados sin hacerles sentir que lo hacen de favor, también se utiliza humildad para hacer referencia a la clase social más desfavorecida económicamente, que sufren carencias materiales, y a las cosas que son de bajo costo y calidad; por ejemplo: “en su humilde camita descolorida y húmeda dormía el anciano quejumbroso” o “mi ropa es muy humilde, la compro en lugares de ocasión; mi presupuesto no alcanza para acceder a vestuarios más caros”.