Concepto de Implante

La palabra implante proviene del latín “inplantare”, compuesta por “in” = dentro y “plantare” = enterrar, hundir en tierra.

Introducir algo ajeno en un objeto, cuerpo o cultura, se denomina implante. En Sociología, se habla de implante cultural cuando se introducen dentro de una determinada civilización, creencias, costumbres y tradiciones propias de otra. Por ejemplo: “Roma recibió implantes de la cultura griega” o “los países latinos están recibiendo implantes anglosajones y europeos por obra de la globalización”.

Concepto de implante

En Medicina la técnica de implantes ha evolucionado mucho, y permitido mayor calidad de vida a pacientes que han perdido ciertas funciones orgánicas. El implante es un elemento artificial, orgánico o no, que es creado para reemplazar o mejorar la función de alguna parte del cuerpo, aunque otras veces solo cumplen una función estética como los implantes mamarios o de glúteos. Otras veces cumplen la función de transportar medicación o realizar diagnósticos.

Podemos mencionar entre los implantes más frecuentes:

El implante coclear: consiste en insertar un dispositivo electrónico colocado en el oído interno que estimula las células del nerviosas del oído, por medio de señales eléctricas que ayudan a que el cerebro reciba la información. Una porción se coloca en forma exterior para recibir el sonido y la otra en forma interna, en la región craneana, dentro del hueso temporal, que recibe ese sonido, lo decodifica y envía la señal al cerebro. No es un método curativo pero permite oír a quienes padecen sordera, al cumplir la función de la cóclea.

En Odontología, son cada vez más frecuentes los implantes dentales, que reemplazan las piezas que han debido ser extraídas. Con ello se logra evitar las molestas prótesis removibles, mejorar la masticación, la estética, y evitar la reabsorción del hueso alveolar, donde se atornilla la parte metálica de la prótesis. Sobre el metal se colocan las coronas que lo revisten para dar la apariencia del diente que se reemplaza. Pueden también si faltan muchos dientes servir de puente para colocar entre dos implantes, o un diente propio y uno implantado, otros dientes faltantes.