Concepto de incoloro

La palabra incoloro de origen latino, significa literalmente falto de color, ya que el prefijo “in” indica carencia. Las cosas incoloras son aquellas que no reflejan la luz, dejando pasar sus rayos sin poder absorberlos. Todo objeto, ya sea sólido, líquido o gaseoso, tomará color si la radiación lumínica logra escapar de su superficie exitosamente. El ojo y el cerebro humanos interpretan como colores las longitudes de onda reflejadas. Cuando esto no ocurre el objeto será incoloro y transparente, aunque hay cosas transparentes (porque a través de ellas podemos ver) que tienen color (por ejemplo los vidrios de colores); mientras que todo lo incoloro, es además, transparente.

Concepto de incoloro

Un ejemplo que se da comúnmente de líquido incoloro es el agua que está formada por átomos incoloros de oxígeno (2) y de hidrógeno (1). Un metal líquido incoloro es el mercurio. Entre los sólidos incoloros podemos nombrar al vidrio común. En cuanto a los gases, la mayoría de ellos tienen la característica de ser incoloros, pues sus partículas se encuentran muy distanciadas entre sí, y entonces aunque algunas de ellas sea capaces de reflejar algún color, éste no será perceptible a nuestra vista. Para reflejar o absorber más luz, se necesita que las partículas estén más cercanas. El aire que nos envuelve es una mezcla de gases incoloros (nitrógeno, oxígeno, argón, dióxido de carbono, etcétera) y es por eso que podemos ver a través de él. Como excepción de gases incoloros podemos citar al cloro. El neón es un gas incoloro por naturaleza, pero en la energía emite luz rojiza.

Existen ciertos productos incoloros que se usan para que queden más estéticas las obras, como los adhesivos incoloros.