Concepto de inmortal

En el latín, y más concretamente en la palabra immortalis, se encuentra el origen del concepto que ahora vamos a desentrañar: inmortal. Un adjetivo este que se utiliza para referirse a todo ser humano o animal que tiene como principal seña de identidad el hecho de que no puede morir.

Así, a lo largo de la historia de la Literatura, por ejemplo, se han desarrollado un sinfín de relatos sobre personajes de ficción que tenían esta virtud. Y lo mismo sucede en el cine donde incluso hay una saga de películas que se da en llamar “Los inmortales”, protagonizada por Christopher Lambert, y que tiene como protagonistas a unas personas que viven desde tiempos inmemoriales.

El concepto que nos ocupa tiene otra acepción según se establece en el Real Diccionario de la Lengua Española. En este caso, el significado que adquiere dicho término, que también ejerce como adjetivo, es que algo (un hecho, una circunstancia…) dura un tiempo indefinido.

En este sentido, podría ponerse como ejemplo la siguiente frase: “Por más siglos que hayan pasado, está claro que la sabiduría y los pensamientos transmitidos por Aristóteles son inmortales pues hoy los seguimos teniendo como base de nuestra filosofía”.

A las ideas planteadas sobre la palabra inmortal habría que añadir que este concepto lo podremos encontrar también como el título de un cuento de Jorge Luis Borges, de una canción del grupo donostiarra La Oreja de Van Gogh o de una serie de televisión.