Concepto de inquilinismo

El inquilinismo es un tipo de relación que se establece entre seres vivos de especies diferentes; o sea, se trata de una relación interespecífica donde el inquilino busca en otro ser vivo, o en su lugar destinado a morada, protección o guarida.

El inquilino trata de logar un hábitat que le resulte eficaz para subsistir, como ocurre con el “pez aguja” que se mete en las holoturias o pepinos de mar, ante el peligro. Se diferencia del comensalismo (aunque algunos lo consideran una especie de él) pues en este último el comensal se alimenta de los despojos del huésped; y de la simbiosis pues en este caso los dos organismos se asocian para beneficiarse mutuamente. Como podemos observar en el comensalismo el huésped resulta perjudicado; en la simbiosis hay mejoras para ambos y en inquilinismo el inquilino solo se favorece, pues allí encuentra albergue (no toma alimento del huésped). En el inquilinismo no perjudica ni beneficia a quien o a lo que, le sirve de refugio.

Concepto de inquilinismo

Otro ejemplo de inquilinismo lo hallamos en unos crustáceos conocidos como bellotas de mar, y en ciertos gusanos, que buscan soporte en la concha de los mejillones. Las ballenas, también resultan el lugar que buscan algunos crustáceos para alojarse en su piel, y así se convierten en sus inquilinos. Una planta carnívora, denominada Sarracenia purpureaque aloja a las larvas de Wyeomyia smithii. Los árboles son el refugio que buscan los pájaros carpinteros para armar su vivienda y así se transforman en inquilinos del árbol que perforan.

También puede ocurrir el inquilinismo cuando un individuo de una especie se refugia en un lugar destinado a albergar a otra especie, por ejemplo un insecto que se alberga en la cueva de un ratón.