Concepto de lactosa

La lactosa (del latín “lactis” con el signifuicado de “leche” es un disacárido formado por la unión de una molécula de glucosa a la que se adiciona una de galactosa. Es el azúcar que contiene la leche de los animales mamíferos, en una cantidad aproximada del 5 %.

La lactosa fue aislada por primera vez en la tercera década del siglo XVII, por Fabrizio Bartoletti, un físico de origen italiano; y como glúcido en 1780, por el químico sueco Carl Wilhelm Scheele. La galactosa fue cristalizada por el químico francés, Louis Pasteur en 1856

Concepto de lactosa

La fermentación de la lactosa por bacterias, originan ácido láctico que actúan en la leche sobre sus proteínas obteniéndose yogur. También por fermentación de la lactosa se obtiene queso.

El organismo humano está orgánicamente preparado para absorber la lactosa de modo correcto. Para ello cuenta con una enzima llamada lactasa; pero si ésta está ausente, por problemas intestinales (la produce el intestino delgado) los humanos sufren lo que se denomina intolerancia a la lactosa, que puede ser temporaria, si el problema es susceptible de tratamiento y sanación; o irreversible si la patología es genética. Esta última es frecuente en la edad adulta, y muchos científicos sostienen que no debiera consumirse leche luego del destete, ya el ser humano igual que otros animales no está preparado para beber leche de especies diferentes a la suya. En los bebés es difícil si no tienen patología o no son prematuros que tengan esta intolerancia a la leche materna.

La intolerancia a la lactosa presenta síntomas incómodos y dolorosos luego de ingerir leche o sus derivados, como prurito, cólicos intestinales, gases, diarrea, constipación o náuseas. En estos casos es probable que no se tolere la leche, pero sí quesos o yogures, que tienen menos lactosa que la leche o leche de cabra. Un buen sustituto es también la leche de soja, para recibir el necesario aporte de calcio.