Concepto de lágrima

La palabra lágrima reconoce su etimología en el latín “lacrima” y con ella se hace referencia a las gotas líquidas, segregadas por el órgano de la visión (el ojo) a través de las glándulas lacrimales, cuando se irritan por un agente externo, por ejemplo una basurita o cuando el sujeto es embargado por una intensa emoción, ya sea de dolor o de alegría. Tienen por misión lubricar la córnea del ojo y eliminar las bacterias y los residuos y absorber algunos rayos solares ultravioletas. Está conformada principalmente por agua (98 %); también contiene proteínas, sodio y potasio.

Las lágrimas son derramadas en cantidad si están asociadas a situaciones en general dolorosas, aunque puede y es habitual que la gente llore y derrame lágrimas de alegría. Pelar cebolla o el contacto con otras sustancias picantes, estimula la secreción de lágrimas.

Cuando la cuenca lagrimal se encuentra falta de lágrimas se denomina síndrome del ojo seco.

Las lágrimas también pueden usarse para fingir situaciones y conmover a otros, haciéndoles creer que están acongojados o muy emocionados cuando esto no es real. Vulgarmente a esto se denomina derramar lágrimas de cocodrilo (este animal tiene sus ojos húmedos cuando está fuera del agua, y por lo tanto esas lágrimas no son de pena). Se acusa a las mujeres de tratar de conseguir sus propósitos con lágrimas fingidas, como por ejemplo dice el poeta José Hernández, cuando en boca del viejo Vizcacha pone la expresión “no creas en lágrimas de mujer…”

Las pequeñas dosis de licor también se llaman lágrimas y las gotas que algunas plantas, segregan luego de ser podadas.