Concepto de laringe

La palabra laringe tuvo origen en el griego λάρυγξ, de donde pasó al latín como “lárynx”, con el significado de “garganta”, designando un órgano que se encuentra revestido en su parte interna por una membrana mucosa, que forma parte del conducto aerífero, que está presente en la mayoría de los animales vertebrados.

La laringe tiene forma de tubo y está situada por encima de la tráquea, comunicando a ésta con la faringe. Las cuerdas vocales son sostenidas por sus cartílagos, que son nueve, y se hallan unidos y articulados por ligamentos y tienen movilidad gracias a la presencia de músculos. Esto nos permite hablar a los seres humanos, ya que las dos cuerdas vocales que están en la laringe permiten pasar el aire entre ellas al ser expulsado, y las hace vibrar. Si colocamos nuestra mano en nuestra garganta mientras hablamos, podemos percibir esa vibración. En relación a la voz, la parte más importante de la laringe es la glotis.

Concepto de laringe

Posee un hueso, el hioides, que está ubicado por encima de un importante cartílago que es la tiroides. Otros importantes cartílagos son los dos aritenoides, ubicados por detrás de la laringe. Están por arriba y detrás del cricoides que rodea la vía aérea. Otro cartílago es la epiglotis, que posee una función importantísima ya que evita que lo que comemos pase a las vías respiratorias al tragarlo. La epiglotis es una lámina de forma ovalada que se ubica atrás de la tiroides.

Los nervios que la integran son el laríngeo superior, que es al vez sensitivo y motor; y el laríngeo inferior, con función motora.

En las aves, la laringe es un órgano rudimentario, en los mamíferos tiene una conexión directa con la nariz y en las personas, está algo menos elevada, por eso podemos articular palabras, y tiene un largo de cinco centímetros.

La inflamación de la laringe se denomina laringitis, siendo en general su causa viral, aunque en algunos casos puede suceder por alergia, lesiones o bacterias, entre otras causas. Quien padece laringitis tiene como principales síntomas la ronquera, los ganglios del cuello inflamados y a veces, fiebre.