Concepto de larva

La palabra larva se deriva de igual palabra latina, cuyo significado es espectro o fantasma. En la actualidad, se usa la denominación de larva en el ámbito de la zoología para designar en los animales, a aquellos que nacen con un desarrollo precoz que sufren metamorfosis (cambios) su primer estadio, luego que salen del huevo. En esta etapa, si bien el nuevo ser puede nutrirse por sí mismo, aún no ha completado su desarrollo para llegar a ser un ser adulto similar al resto de los de su especie.

Concepto de larva

El grado de maduración es diferente en cada larva, pero todas carecen de desarrollo gonadal. Las larvas son frecuentes en los animales ovíparos del tipo de insectos y anfibios, con excepción de las aves.

Ciertas larvas reciben una denominación particular, distinta de la del animal en su desarrollo completo, como el de oruga, que se usa para designar a las larvas de mariposas; el de renacuajo, que son las larvas de sapos y ranas, que para respirar cuentan con branquias externas.

En ocasiones, las larvas no residen en el mismo medio que el individuo adulto, como por ejemplo la larva de mosquito que vive en el agua, respirando por sus branquias y alimentándose de los microorganismos y sustancias orgánicas del agua; y el mosquito es aéreo, con respiración traqueal.

Los renacuajos también viven en el agua, pudiendo nadar gracias a su larga cola. No poseen patas. Los amocetes son las larvas de la lamprea de río. Son pálidas y fusiformes, con una sola aleta, y sin lengua ni embudo bucal, comenzando la transformación del estado larvario al adulto luego de dos o tres años, donde los ojos ocultos hasta ese momento en la piel comienzan a hacerse visibles.