Concepto de letargo

La palabra letargo se originó en el griego λήθαργος, de donde pasó al latín como “lethargus”, vocablo integrado por “lethe” con el significado de “olvido” y por “argos” que puede traducirse como “pereza”. El letargo es la situación en que alguien siente que le faltan las fuerzas para seguir en actividad, su mente se obnubila, el estado de alerta se encuentra disminuido, se entra en un estado de sopor, y se necesita descansar o dormir y esta situación es duradera.

Concepto de letargo

Se trata de sentir somnolencia, a veces provocada por debilidad, exceso de calor, deshidratación, enfermedades infecciosas, pesadez estomacal o intoxicaciones, anemia, consumo de drogas, ciertas medicinas o alcohol, alteraciones del sistema nervioso central, etcétera. El individuo siente que su cuerpo está pesado, sus ojos se cierran y no puede concentrarse en ningún tema o situación.

Ejemplos de uso: “Me invadió un profundo letargo luego de comer comidas en mal estado”, “Al revisar al paciente el médico advirtió su estado de letargo ya que no reaccionaba ante los estímulos” o “Luego de estar tanto tiempo enfermo sufro un constante letargo, espero pronto recuperar las fuerzas que tenía antes”. Por extensión se califica de aletargados a los movimientos lentos y perezosos: “Su caminar aletargado mostraba sus pocos deseos de llegar a tiempo a su lugar de trabajo”.

Algunos animales homeotermos tienen períodos en sus vidas donde hibernan y permanecen en estado de letargo, al descender su actividad metabólica a causa del frío, necesitando menos alimentación al gastar muy poca energía, subsistiendo gracias a sus reservas de grasa; como sucede con los osos. En los anfibios y reptiles, animales de sangre fría, un estado similar se denomina brumación.