Concepto de ludopatía

La ludopatía o compulsión a los juegos de azar que incluye apuestas en bienes, generalmente dinero, es el trastorno de salud mental (reconocido como tal desde 1980) en el que la persona afectada no puede resistirse, haciendo del juego una obsesión, característica que comparte con el TOC (trastorno obsesivo compulsivo) aunque es una patología que se diferencia de aquel en otros aspectos.

Afecta tanto a hombres como mujeres, pero en los primeros suele comenzar antes, en la adolescencia, mientras que ellas padecen ludopatía desde los comienzos de la adultez generalmente. El número de casos aproximados es del 2 % de la población.

Concepto de ludopatía

Es tanto el impulso que sienten, que para lograr su propósito de jugar, pueden llegar hasta hurtar o robar, o dejar de alimentar a su familia, pues en su escala de prioridades los juegos de azar están en primer lugar.

Los ludópatas comprenden que les hace mal jugar excesivamente, pero no pueden evitarlo, y sienten vergüenza por ello, ocultando esa actividad ante sus familiares y amigos. Algunos tienden a minimizar los efectos de su conducta, o el tiempo o la inversión que destinan a ello. Reconocer el problema y pedir ayuda son dos acciones claves para comenzar a controlarse, aunque las recaídas suelen ser frecuentes, pues es un trastorno crónico. Grupos de apoyo, terapia individual, en especial la cognitivo conductual y en algunos casos, ciertas medicinas recetadas por profesionales de la psiquiatría suelen tener efectos muy favorables. Si no se trata puede ser peligroso, pues la compulsión al juego es progresiva. Actualmente el DSM lo incluye entre los trastornos que se relacionan con sustancias y adictivos (obviamente en este caso es sin sustancia).

En períodos problemáticos de la vida suele agudizarse esa compulsión, y cuando se intenta resistir a ella, suele sentirse angustia e irritabilidad, pues se padece el síndrome de abstinencia, lo que también es frecuente cuando las deudas de juego resultan acuciantes, lo que puede desembocar en el consumo de alcohol, drogas o hasta suicidio.