Concepto de magnetismo

Se denomina magnetismo a la propiedad que tienen algunos cuerpos, que se llaman imanes, de ejercer atracción sobre otros cuerpos que contienen hierro. Se trata de un fenómeno de tipo físico. Para que ocurra el magnetismo deben existir cargas en movimiento, pues las propiedades magnéticas ocurren por los movimientos de los electrones, que son cada uno, un imán pequeño, que están ubicados de tal modo (en dirección idéntica) que suman sus efectos.

Se llama campo magnético a la porción del espacio, donde se ejercen fuerzas sobre las cargas en movimiento, a causa de éste.

La palabra magnetismo se originó en el nombre de la ciudad de Magnesia del Meandro, fundada por colonos griegos, cerca de Mileto, en Asia Menor, donde por primera vez se observaron los fenómenos de atracción que producían los imanes naturales.

Existen imanes naturales, como la magnetita o tetróxido de trihierro; y otros artificiales, que el hombre ha creado. Los imanes se usan para lograr cerramientos de puertas, para pizarrones magnéticos, alfileteros, juguetes; siendo una muy útil aplicación del imán, la brújula, que consiste en una caja que contiene en su interior una aguja que se mueve en forma libre, pero que está imantada, y por ello su orientación será siempre norte-sur.

El poder de atracción de los cuerpos imantados es mayor en sus extremos o polos. La Tierra, nuestro planeta, actúa como un gigantesco imán, pues atrae a los cuerpos que están sobre ella gracias a la fuerza de gravedad, y en nuestro planeta también reconocemos el polo Norte y el polo Sur.

También recibe el nombre de magnetismo, los fenómenos que se originan por cierto género de corrientes de tipo eléctricas.