Concepto de malformaciones

La forma es, en el sentido biológico que vamos a intentar conceptualizar, un modo de ser propio de un organismo de la especie de que se trate, o de una parte del mismo. Existe una estructura orgánica que debe ir creciendo y transformándose a partir de la concepción, si se desea que el ser vivo cumpla normalmente sus funciones vitales. Baste ver el desarrollo neonatal para observar cómo se van estructurando los órganos en complejidad creciente. Cuando en el desarrollo orgánico se produce una alteración que impide su adecuada constitución, quedando a medio camino o conformándose de modo inadecuado, se habla de malformaciones, que afectan aproximadamente al 1,5 % de los bebés que nacen vivos, pues algunos no logran nacer, y otros sobreviven poco tiempo, ya que hay malformaciones leves y otras muy graves. Muchas pueden resolverse mediante cirugías reparadoras.

Concepto de malformaciones

Como la mayoría de los órganos en el ser humano se constituyen dentro del vientre materno, en especial en los tres primeros meses, por lo común las malformaciones son congénitas, hereditarias o no (por ejemplo, alimentación deficiente, la acción de alguna droga, la exposición a pesticidas, agentes infecciosos como la rubéola, e incluso factores mecánicos como la compresión que impide el normal desarrollo). Puede haber malformaciones visibles o internas, aunque algunas pocas pueden aparecer luego de nacer, como las malformaciones en la dentición definitiva. Cabe hacer la aclaración que muchas enfermedades congénitas no son malformaciones, por ejemplo el caso de la toxoplasmosis.

Entre las malformaciones congénitas más frecuentes podemos mencionar la espina bífida, el labio leporino, los siameses, la sirenomelia y la hidrocefalia.