Concepto de marihuana

La palabra marihuana o mariguana, de dudosa etimología, hace referencia a una droga extraída de una planta llamada “cannabis sativa”, de la que se usa casi toda, con efectos relajantes y analgésicos, por la cción del THC (la persona que consume esta droga se muestra apático e indiferente, se le seca la boca, los ojos se enrojecen, le cuesta concentrarse en sus actividades habituales, o seguir una conversación, se desorienta, su estado anímico se torna inestable y se aleja de la situación real) que genera adicción, efectos instantáneos, y que con su consumo prolongado afecta la psiquis del individuo, y como ya no le resulta con el tiempo satisfactoria para los efectos deseados (evasión y placer) busca hallarlo en otras drogas más peligrosas, como la cocaína.

Además de daños psíquicos, puede ocasionar problemas respiratorios y pulmonares.

Originaria del sur y centro asiático de donde hay evidencias de su uso desde principios de la Edad Antigua, con fines religiosos, fue introducida en México con la conquista española para uso en la industria textil y como droga medicinal, siendo recién usada para fines de “evasión” a partir del siglo XIX, entre gente marginal. Actualmente es, de las drogas ilegales, la más usada en el mundo.

En general se fuma en pipa o cigarrillo (en mucho menor medida se incorpora a preparados alimenticios, o como té, pues es mucho más potente y nociva) y como dijimos, su efecto es estimulante y relajante, aunque puede ante algún estímulo negativo, hacer que el consumidor de marihuana se torne agresivo, al no poder manejar sus impulsos.

El tráfico de esta sustancia se halla legalmente prohibido, variando según los países la penalización o no, de quienes la utilizan para consumo privado y personal. La plantación de marihuana también está prohibida, salvo en países como Canadá que lo permitió a partir de 1998.