Concepto de martillo

Como herramienta de construcción y arma de guerra

La palabra martillo procede del latín “martellus”. Se trata de una herramienta de trabajo que sirve para golpear algo para romperlo, deformarlo o incrustarlo. Ejemplos: “Golpea el muro fuertemente con el martillo si desea derrumbarlo”, “Dale unos golpes de martillo a la `pieza para enderezarla” o “Golpea el clavo con la ayuda del martillo si deseas calvarlo en la pared”.

Este instrumento de percusión, presenta un formato de “T” con un mango, que tiene un largo aproximado de treinta centímetros, que sirve para agarrarlo, habitualmente de madera, y una cabeza metálica, que tiene que tener mucho peso para poder cumplir sus fines. El hombre los usó desde la Edad de Piedra, consistiendo en ese tiempo en una piedra que se ataba con tiras fabricadas en cuero, a un mango. La piedra fue reemplazada por cobre por los egipcios, y luego por bronce.

Concepto de martillo

Los martillos a lo largo de la historia no solo se usaron como herramientas para tareas cotidianas sino también para las guerras, en los combates cuerpo a cuerpo. El martillo de armas, que consistía en un mango corto, en cuyo extremo se colocaba una cabeza de metal macizo, con una parte roma que tenía la finalidad de asestar golpes contundentes, y otra parte que tenía el fin de herir, y por eso era puntiaguda.

En Mecánica se usan los martillos de bola, de cabeza cilíndrica, con un extremo de su cabeza redondeada y la otra plana; o de cuña (con formato de cuña triangular) que sirve para cortar piezas en caliente. Los martillos de cuña de poco peso son los que usan los ebanistas.
El martillo de orejas posee una parte plana, que sirve para clavar los clavos, y otra contiene una ranura con el objetivo de quitarlos.

Los albañiles si bien usan martillos, prefieren el uso de macetas que tienen un tamaño y peso mayor.
Existen martillos más sofisticados; como el neumático, que funciona con aire comprimido, y el hidráulico, que lo hace con aceite hidráulico.

En Anatomía

El oído medio presenta tres huesos pequeños, encadenados en forma transversal y articulada desde el tímpano hasta la ventana oval; uno de ellos es el martillo, los otros dos son el yunque (al que el martillo le transmite las vibraciones sonoras) y el estribo. El martillo tiene la forma de esa herramienta y de allí su nombre. El “mango” o cuello del martillo, aplanado y corto se engloba en la membrana del tímpano y sostiene a la cabeza del hueso, de formato ovoide. Presenta dos apófisis, una anterior larga y otra lateral, corta.

En la Mitología

En la mitología nórdica, Thor, dios del trueno, con influencia en el clima y en las cosechas, pero también en las batallas y como justiciero, poseía un gran valor y su arma era un martillo (“mjolnir”, que significa “demoledor”).