Concepto de medicina alternativa

El concepto de medicina alternativa está conformado por dos términos: medicina, que procede del latín, y alternativa, que viene del francés. Juntos conforman un elemento que viene a definirse como el conjunto de procedimientos que se desarrollan para curar a las personas y que están fuera de lo que es la medicina tradicional o convencional.

Muchas son las terapias que se enmarcan bajo este común denominador que hace que compartan una serie de características. Por un lado, que no existe ningún tipo de evidencia científica que demuestre su eficacia. Y por otro, que su efectividad no está probada de manera consistente.

La polémica ha rodeado en multitud de ocasiones a esta medicina alternativa. Y ante las críticas sus defensores no dudan en ensalzar los beneficios o características de la misma respecto a la tradicional. Así, subrayan que la que nos ocupa aboga por la participación activa del paciente en todo momento, presenta soluciones para controlar el dolor y ayuda a reducir el nivel de estrés.

La falta de demostraciones reales que demuestren su eficacia, los problemas que han surgido con determinados estudios sobre ella, el que haya personas que rechacen de pleno la medicina tradicional en pro de esta o el que en algunos casos puede traer consigo graves consecuencias para la salud de los pacientes son, sin embargo, los argumentos que utilizan los detractores de la misma.

Sea como sea lo que está claro y queda patente en nuestros días es que el hecho de que muchas personas decidan utilizar esta medicina alternativa, ha llevado a que profesionales sanitarios se encuentren estudiando la misma e intentando descubrir las ventajas que esta ofrece para que de manera controlada también pueda ser utilizada como complemento a la convencional.