Concepto de melaza

La melaza también conocida como “miel de caña” se obtiene la cristalización de la remolacha o del azúcar de caña, lo que deja un residuo en las cubas extractivas de consistencia líquida pero espesa, similar a la miel pero mucho más oscuro, de sabor muy dulce, que se usa para la alimentación del ganado vacuno.

La caña de azúcar llegó a España a través de los árabes y ellos la introdujeron en América al conquistarla, pues les resultaba el clima americano más apto que el europeo para su cultivo. Actualmente los países con mayor exportación de melaza de caña son Pakistán, Egipto, India y Cuba.

Concepto de melaza

Melaza significa “miel grande” y si bien su nombre pareciera ser despectivo, las propiedades para la salud humana de la melaza de caña de azúcar orgánica, obtenida de modo artesanal y no como residuo industrial (la de remolacha es demasiado amarga) la convierten en un alimento muy apropiado para sustituir el azúcar refinado que solo aporta calorías vacías. La melaza en cambio, posee vitaminas del complejo B, sobre todo B6, hidratos de carbono, cobre, hierro, selenio, calcio, cobre, potasio, manganeso y magnesio. Los diabéticos no deben utilizarla.

Se obtiene por compresión del azúcar para obtener un jugo que luego se cocina, para que en parte se evapore y con ello elimine residuos lo que contribuye a evitar la fermentación posterior.

Ayuda a estar de buen humor, combatir la fatiga, mejora la piel y el cabello, actúa como laxante suave, y alivia a quienes sufren de artrosis y artritis. Sirve también para dar ese sabor dulce a los alimentos y para preparar ron y ácido nítrico, éste último por fermentación sumergida.