Concepto de metal

Los elementos químicos son sustancias básicas, formadas por grupos de átomos específicos, que no pueden descomponerse en sustancias más simples, y que son susceptibles de formar compuestos al combinarse con otros elementos.

Al crecer el número de elementos químicos conocidos, en el siglo XIX, se hizo necesario clasificarlos, siendo los primeros dos grupos en distinguirse, los metales de los no metales.

Los metales tienen la característica principal de ser electropositivos con mayor o menor facilidad para ceder electrones, mientras que los no metales son electronegativos.

Los metales, que en general son sólidos a temperatura ambiente (salvo el mercurio y el galio) tienden a tomar la configuración electrónica del gas noble que los antecede.

El grupo más activo lo constituyen los metales alcalinos, que siempre se encuentran en la naturaleza en forma de compuestos, pues su único electrón contenido en la última capa, puede ser fácilmente cedido, poseyendo gran reactividad. Se los obtiene por procesos químicos, usando poderosos agentes reductores, como el carburo de calcio o el carbón. Conforman el grupo I de la tabla periódica. Son el litio, el sodio, el potasio, el rubsidio, el cesio y el francio. El sodio y el potasio abundan en la corteza terrestre y en la composición de los mares. Los metales alcalinos son blandos, siendo el más duro el litio.

Los metales alcalinotérreos, poseen dos electrones poco activos en su última órbita (menos activos que los alcalinos) y también se hallan en forma de compuestos, y forman el grupo II de la tabla periódica: lo componen el magnesio, el calcio, el berilio, el bario, el radio y el estroncio.

Entre los metales libres en la naturaleza, puros o nativos, que son los menos, encontramos la plata, el oro, el platino y el cobre.

Los metales conducen factiblemente la electricidad y el calor, teniendo densidad alta. Son brillantes, pues pueden reflejar la luz. Son maleables, dúctiles y resistentes.