Concepto de metano

El metano llamado originariamente gas de los pantanos, porque nace en terrenos pantanosos y por descomposición de las sustancias orgánicas por la inexistencia de oxígeno en el aire; es un hidrocarburo, y dentro de ellos, el más sencillo, formado por cuatro moléculas de hidrógeno y una de carbono. Es también un alcano, pues entre los átomos de carbono hay enlaces múltiples. Estos enlaces se dirigen en el metano hacia los vértices de un tetraedro.

El metano, por ser un gas tiene facilidad para ser transportado por tuberías que pueden ser redes tan largas que atraviesen continentes, partiendo de los campos de petróleo donde se originan hasta su destino. La utilidad del metano en su combustión es que representa una gran fuente de calor. Se usa como combustible y es componente del gas ciudad en un 34 %, y del gas natural en más de un 90 %.

Como características, es incoloro, inodoro y también insípido, es insoluble en agua y su licuación resulta dificultosa.

El metano reacciona con los siguientes halógenos: flúor, cloro y bromo, produciendo una mezcla de halometanos y un haluro de hidrógeno. La mezcla con el flúor puede ocasionar una violenta explosión. Con el cloro y el bromo se requiere inicialmente aportar energía en forma de luz o calor, y la reacción es menos potente, sobre todo en el caso del bromo.

Es frecuente que en las minas de carbón se produzcan explosiones, ciando se mezcla con el aire en lugares cerrados, y da lugar al “gas grisú”.

Puede obtenerse de modo industrial a partir del gas natural o destilando la hulla (roca orgánica sedimentaria) o del cracking (desintegración) del petróleo.

Es perjudicial al ambiente pues contribuye al calentamiento global.