Concepto de meteorito

Los meteoritos, palabra proveniente del vocablo griego “meteoron”, con el significado de fenómeno celeste, son muy pequeños, minúsculos, pedacitos de roca que surcan el espacio con rápidos movimientos, que pueden alcanzar hasta 73 kilómetros por segundo, y luz, lo que los hace aparecer como “estrellas fugaces”. La luz proviene de que se vuelven incandescentes al tomar contacto a esa velocidad con la atmósfera terrestre y hacer fricción con ella. En la faz luminosa se llaman meteoros.

Concepto de meteorito

Muchos de ellos, los meteoritos, alrededor de 500 cada año, llegan a la tierra sin arder en el aire, algunos en pequeños pedazos pues en la caída se van fragmentando, y otros caen en grandes bloques, ocasionando ondas de choque, que originan cráteres. Permiten, al estudiar su composición, hallar materias ajenas a las que se encuentran en nuestro planeta.

Se cree que una gran parte de los meteoritos son trozos de asteroides, que quedaron atrapados en el campo gravitatorio de la Tierra.

Entre los meteoritos o también llamados aerolitos, se pueden diferenciar, los holosideritos, de mayor tamaño, de superficie lisa con surcos, y forma irregular compuestos por una aleación de hierro y níquel. Los litosideritos también son aleaciones de hierro y níquel, pero también poseen silicatos. Los silicatos son los componentes mayoritarios de los aerolitos, otra clase de meteoritos.

En la Prehistoria, cayó un meteorito sobre Arizona (Estados Unidos) con un peso de 50.000 toneladas, lo que originó un cráter de 180 metros de hondo y 1 kilómetro de ancho. Sus restos no se hallaron. La denominación que se les asigna está vinculada al lugar donde caen.