Concepto de metrorragia

La palabra metrorragia de uso en Medicina, procede de la unión de los siguientes términos griegos: μήτρα que puede leerse “metra” con el significado de ‘matriz’, más el sufijo ρραγία, léase “raguía” que designa la acción de hacer fluir o brotar.

La metrorragia es una anomalía caracterizada por presentar sangrado vaginal, siendo variable su cantidad y duración, que no se asocia a los ciclos menstruales (se produce entre ellos) y que se origina en el útero, por causas del útero o ajenas a él, afectando en algún momento de sus vidas al 20 % de la población femenina.

Concepto de metrorragia

Por problemas uterinos, las metrorragias pueden obedecer a fibromas o cáncer; por motivos extrauterinos pueden responder a una inflamación de las trompas de Falopio, quistes de ovario, embarazos ectópicos, abuso sexual, infecciones por enfermedades de transmisión sexual, o deberse a trastornos hormonales, complicaciones del DIU o enfermedades renales o hepáticas. Ciertas medicinas con efecto anticoagulante pueden también provocar metrorragias.

Las metrorragias disfuncionales se producen por progesterona insuficiente y secreción de estrógenos de modo continuo, lo que producen ciclos anovulatorios o monofásicos.

Durante la edad reproductiva las metrorragias son muchas veces ocasionadas por los anticonceptivos, en especial los de solo progestágeno. En mujeres mayores se asocia a fibromas, pólipos, cáncer de cuello uterino o endometrio. Los cambios hormonales de la perimenopausia también ocasionan metrorragias.

Las metrorragias debido a la pérdida de sangre pueden provocar anemias, cuando el sangrado supera los 60 ml. Sin embargo, la metrorragia no alude a la cantidad de sangre sino a que no se corresponde con los ciclos menstruales. Si se trata de un sangrado menstrual excesivo se habla menorragia o hipermenorrea.