Concepto de mielina

El origen etimológico de la palabra mielina es griego. Proviene de “μυελός” y significa "médula". La mielina es una lipoproteína, una sustancia de color blanco, integrada por grasas y proteínas que recubre los axones de los nervios de los animales vertebrados, y actúa como aislante, acelerando la conducción de los impulsos nerviosos para que lleguen a todo el cuerpo.

Es una capa de aislación que se forma, ubicándose, en derredor de los nervios, entre ellos, los que se hallan en el cerebro y la médula espinal. Al estar recubiertos los axones por la vaina de mielina, conformada por muchas capas, se asegura que el recorrido de la señal eléctrica se vaya acelerando, en su recorrido. Si la mielina desaparece o disminuye, el impulso nervioso se hace más lento o se pierde, al no poder saltar entre los axones.

Concepto de mielina

Cuando la vaina de mielina se daña, las personas pueden sufrir síntomas diversos dependiendo si afecta nervios sensitivos o motores, pues daña el funcionamiento de músculos y órganos (la visión se torna borrosa, se sufre incontinencia urinaria, parálisis en brazos o piernas, etcétera). Entre las enfermedades desmielinizantes podemos citar la esclerosis múltiple. Son enfermedades autoinmunes, o sea que es el propio organismo el que ataca la mielina. Pueden reconocerse para ello, causas genéticas, pero también pueden originarse en infecciones o en problemas de metabolismo.

Las células que originan la mielina, son las de Schwann, en el sistema nervioso periférico, que se forman en la cresta embrionaria, recubriendo los axones más gruesos.
Los oligodendrocitos son las células que conforman la mielina en el sistema nervioso central.