Concepto de motilidad

La palabra motilidad se originó de la unión de dos vocablos latinos: “motus” que hace referencia a “movido” y el sufijo de cualidad “dad”, y se usa especialmente en el campo de la Biología, aludiendo a la aptitud de moverse de modo espontáneo, coordinado e independiente que realizan los organismos vivos. La diferencia con la motricidad es que esta última es voluntaria.

Los organismos unicelulares tienen una conducta de acercamiento o de alejamiento hacia los estímulos que recibe el nombre de taxis. En los pluricelulares, la excitabilidad se encuentra mucho más desarrollada, teniendo células especializadas para captar diferentes estímulos. Por ejemplo si nos quemamos con un objeto, de inmediato esto ocasiona que los músculos del brazo se contraigan y la mano se retira de la fuente de calor. En los vertebrados la acción coordinada de los músculos se produce por la acción del sistema nervioso central. Cuando éste se encuentra afectado, los movimientos suelen carecer de coordinación, manifestándose como torpes.

Concepto de motilidad

En el ser humano durante su desarrollo intrauterino los primeros movimientos son de tipo espontáneo, sin estímulo, luego aparecen los reflejos, apareciendo el tono muscular en el último trimestre de la gestación.

El aparato digestivo, necesita realizar una serie de movimientos peristálticos, para lograr el paso de los alimentos, lo que recibe el nombre de motilidad intestinal, la que resulta posible por el accionar de las células musculares lisas y circulares, y es absolutamente necesaria para que el organismo adquiera los nutrientes necesario y elimine los residuos. Se combinan en este proceso factores químicos y neurológicos. Los alimentos ricos en fibra y el consumo abundante de agua favorecen la motilidad intestinal. Cuando esta es deficiente el individuo sufre de estreñimiento y cuando es rápida hay diarrea.