Concepto de músculo

La palabra músculo proviene del latín “musculus” integrada por “mus” con el significado de ratón y “culus” = pequeño con lo que podría traducirse como ratoncillo, al ser la forma muscular en movimiento, similar a este animalito cuando se desplaza.

Los músculos en un número aproximado de seiscientos, conforman la parte activa del aparato locomotor, moviéndose el esqueleto por su accionar de extensión o contracción, a partir de las señales nerviosas que llegan al cerebro y las órdenes que de allí parten; y además los músculos mantienen unido al organismo en sus partes y con la postura correcta.

Concepto de músculo

El corazón, por ejemplo, es un órgano muscular que impulsa la sangre por medio de dos movimientos, diástole y sístole.

Se componen de fibra o célula muscular estriada y por lo general, salvo excepciones, poseen tendones para insertarse, lo que puede hacerse en los huesos, en la piel o en aponeurosis o sinoviales, o a mucosas.

Se reconocen en el músculo, una parte intermedia, el cuerpo o vientre (si posee dos se llaman músculos digástricos y si tienen más de dos, poligástricos); y los extremos o inserciones; de las cuales hay una proximal o cabeza, y otra terminal o distal, la cola. Pueden tener dos inserciones de origen como bíceps, o tres, como el tríceps. Si tienen más de una inserción terminal se llaman bicaudales, tricaudales o policaudales.

El músculo más grande es el glúteo mayor, en el muslo y nalgas. El más largo es el sartorio que se encuentra en el muslo. En los dedos hay músculos muy pequeños que se necesitan para realizar actividades de precisión. Gracias a los músculos de la lengua podemos moverla para hablar o comer. Trabajan de dos en dos cuando necesitan empujar, pues de lo contrario solo tiran, por ejemplo, actúan de a dos, en el brazo, el bíceps y el tríceps.