Concepto de natalidad

Cuando se habla de natalidad se habla de la cantidad de nacimientos que se producen en un espacio físico determinado, y en un determinado período temporal.

Por influencia de numerosos factores la tasa de natalidad varía entre países e incluso entre regiones dentro de los Estados. Las condiciones culturales, religiosas, socioeconómicas, educacionales, o alimenticias, hacen que haya más nacimientos en ciertos lugares que en otros. Los países o zonas culturalmente más avanzados, tienen una tasa de natalidad menor. La posibilidad de control de la natalidad, una educación adecuada sobre planificación familiar, y el acceso de las mujeres al merado laboral contribuyen a este descenso de la natalidad.

Las exigencias del mundo moderno hacen que los niños demanden muchos recursos económicos para tener una educación adecuada, una alimentación suficiente, vestimenta y acceso a medios tecnológicos; por lo que las familias optan por tener menos hijos, pero sin carencias. Sin embargo, aunque parezca un contra sentido, son los hogares más pobres, los que tienen más niños, y los que deben soportar toda suerte de privaciones. Familia tipo se considera a aquella integrada por el padre, la madre y dos hijos.

En África y América Latina (sobre todo en Bolivia, Haití, Nicaragua, Paraguay, Guatemala y Honduras), aún se registran altas tasas de natalidad, mientras ésta es baja en Europa y en América Anglosajona, donde hay mucha población de edad avanzada y poca población joven.

El crecimiento de la población por el número de nacimientos se denomina crecimiento vegetativo, que se determina por la diferencia entre los nacimientos y las muertes en un determinado período de tiempo. La cantidad de hijos que tienen en promedio las mujeres a lo largo de su vida se denomina fecundidad.