Concepto de neurona

En el griego es donde encontramos el origen etimológico de la palabra neurona. En concreto se halla en el término νεϋρον que se traduciría como “nervio”, que luego a su vez dio lugar, con el paso del tiempo, al sustantivo francés neurone.

En el campo de la Anatomía es donde se emplea este concepto que viene a definir a toda aquella célula de tipo nervioso que se caracteriza porque cuenta con un cuerpo que tiene una forma variable. Este cuenta con varias prolongaciones y la más larga es la que se conoce con el nombre de axón, también llamado neurita.

No obstante, además de la citada, otra seña de identidad de la neurona es que su membrana plasmática tiene excitabilidad eléctrica y que su función principal es la recepción de estímulos y la conducción de los citados bien entre las neuronas o bien con otros tipos de células.

Varias son las clasificaciones que se pueden realizar de las neuronas siendo una de las más comunes la que se lleva a cabo según la forma y el tamaño de las mismas. En este sentido habría que hablar de las poliédricas, las estrelladas, las piramidales, las esféricas y las fusiformes.

Pero también es frecuente que se ordenen aquellas según el número y la apariencia de sus prolongaciones. Partiendo de ello las neuronas se ordenan como unipolares que se pueden encontrar en la retina; bipolares, multipolares, anaxónicas o pseudounipolares.