Concepto de nieve

La palabra nieve reconoce su procedencia en el latín “nivem”, y en Meteorología la nieve es hielo cristalizado, con formato geométrico, que conforma copos simétricos hexagonales algodonosos, que llega a nosotros en forma de precipitación, al romperse las nubes que la contienen por estar el vapor de agua sometido a temperaturas de menos de 0ºC. La nieve se va formando de a poco.

La caída de nieve que ocurre en los lugares más fríos del planeta y en la época invernal, se conoce como nevada. Los sitios donde más nieve cae, son Moscú, la capital de Rusia, Berlín (Alemania) Viena (Austria) Oslo (Noruega) Montreal (Canadá) París (Francia) entre otras. La nevada suave se conoce como nevisca y es más líquida. La nieve, si bien puede presentar complicaciones para las actividades cotidianas, hace que los lugares que tienen esa condición meteorológica sean fuente de una industria muy especial y sin chimeneas, la del turismo. Es un clásico observar en los lugares que nieva, a las personas, y sobre todo a los niños, jugar dibujando formas sobre ella, haciendo muñecos o arrojándose copos, aunque también puede obstruir caminos y carreteras, o provocar aludes o avalanchas, cuando las capas de nieve no resultan homogéneas o por la acción de algún agente que favorece el deslizamiento.

Concepto de nieve

El agua que se congela no forma nieve, sino granizo que se forma en forma rápida y compacta, y que adquiere un tamaño mayor que la nieve, producido por intensas tormentas. El hielo en el granizo tiene forma irregular como bloquecitos amorfos, sucediendo no solo en invierno sino también en días cálidos.

La nieve es usada muchas veces como recurso literario para comparar otras cosas o seres que posean su blancura y suavidad, por ejemplo: “Este conejito es blanco como la nieve” o “Los cabellos de nieve de la abuela convertían su imagen en angelical”.