Concepto de nitrógeno

La palabra nitrógeno se originó en la unión de dos términos griegos: “nitron” que designa al nitrato potásico y “gen” en el sentido de origen.

El nitrógeno, que se simboliza N, es un elemento químico, no metálico, más denso que el aire, poco soluble en agua, descubierto oficialmente por el químico Daniel Rutherford, de origen escocés, en 1772, que se halla en el aire como gas.

Se trata de un fluido inerte, inodoro, incoloro e insípido, conformando el aire en un setenta y ocho por ciento. También está presente en compuestos tanto orgánicos como inorgánicos. En aguas y suelos se lo encuentra como nitratos (en especial nitrato de sodio) o nitritos. En el cuerpo humano está presente en un tres por ciento. Es imprescindible para la vida pues integra los ácido nucleicos y los aminoácidos. Su número atómico es 7, por poseer en su núcleo siete protones.

Concepto de nitrógeno

Se trata de un gas inerte que no sirve para ser respirado, por lo cual el químico francés Lavoisier (1743-1794) lo llamó azote o ázoe, que puede traducirse como “sin vida”.

Se puede combinar con el oxígeno a elevadas temperaturas y con descargas eléctricas. Su inercia química es ocasionada por presentar tres pares de electrones compartidos en su molécula.

En 1877 los experimentos del físico suizo Raoul-Pierre Pictet y el francés Louis-Paul Cailletet lograron licuarlo. Se obtiene el nitrógeno destilando el aire líquido para destinarlo a la industria. Como el punto de ebullición del nitrógeno es más bajo que el del oxígeno, al calentar el aire líquido el nitrógeno se destila primero. El nitrógeno puede usarse para hacer amoníaco y luego fertilizantes, que son contaminantes de suelos y aguas, y ácido nítrico, o utilizarse como refrigerante.

El ciclo del nitrógeno se inicia con la absorción del suelo, por parte de las plantas verdes, de carbono y de nitrógeno en forma de nitratos y proteínas vegetales. Los animales consumen el nitrógeno al ingerir las plantas, y las bacterias hacen que se desprenda en forma de amoníaco, luego del proceso digestivo, expulsándose en sus excrementos y en la putrefacción. Ya liberado, se transforma en nitritos y más tarde en nitratos. Ciertas bacterias utilizan el nitrógeno del aire directamente y así se incorporan al ciclo.