Concepto de nube

La palabra nube proviene en su etimología del vocablo latino “nubes” que significa velo.

En Meteorología una nube es aire húmedo que el Sol calienta (el aire va juntando agua mientras recorre mares, ríos o lagos, o se encuentra con vegetación). El aire caliente asciende pues es más liviano que el aire frío, formándose de esa manera una masa que visualizamos como “copos de algodón”, al tomar contacto con el aire frío que existe en las alturas. Esos copos están suspendidos o flotando en la atmósfera. Dentro de las nubes hay billones de gotitas de agua o copitos de nieve. Cuando las gotitas se juntan se van haciendo más grandes y pesadas; y por eso, ya no pueden flotar y caen en forma de lluvia, de granizo o de nieve.

Concepto de nube

En la parte baja de la atmósfera (a menos de 2,4 km. de altura) se forman los estratos o “stratus” que parecen formados por capas ensanchadas y chatas. Presagian humedad y lloviznas. Cuando son muy densas, no dejan pasar la luz y por eso se ven oscuras.

Encima de los estratos encontramos los cúmulos o “cumulus”, que en general anuncian tiempo tormentoso. Son copos hinchados, delimitados y blancos que se forman más frecuentemente en épocas de calor.
Los más altos son los cirros o “cirrus”, formados por cristales de hielo. En general estos tipos se combinan formando subtipos.

Con el significado de velo, usamos “nube” en el lenguaje cotidiano para referirnos por ejemplo: “Una nube de polvo cubrió la ciudad”. Con el significado de algo que está en el espacio y fuera de la realidad, decimos: “No me estás escuchando, siempre estás en las nubes”.

Se usa también la palabra nube en Informática para designar a un grupo de ordenadores que trabajan en conjunto, interconectados.