Concepto de obesidad

Palabra derivada del latín obēsus que significa gordo o corpulento, aludiendo a la persona excedida en peso de manera significativa.

Su bien son necesarias las reservas energéticas en el tejido adiposo; en los obesos, es tanta la acumulación, que resulta dañina al organismo. Es una enfermedad crónica que no solo afecta al hombre sino a muchas especies del reino animal, como perros, gatos o caballos.

En los humanos, para considerar a alguien como obeso, debe tener un índice de masa corporal (IMC) obtenido por el cálculo relacional entre la altura y el peso al cuadrado del paciente, que sea 30 kg/m2 o más, en personas adultas, o que tenga al menos 102 cms. de cintura en los hombres, o más de 88 cms. en las mujeres. Exteriormente el obeso presenta pliegues cutáneos.

La diabetes no solo reconoce su origen en la ingesta demasiado cuantiosa de comidas, sobre todo grasas, con balance calórico positivo, que es la más frecuente y se denomina exógena, que puede estar combinada con escasa actividad física; sino que también puede poseer una base genética, u obedecer a un trastorno metabólico. A esta última se la conoce como obesidad endógena, que pueden ser endocrinas o cerebro-hipotalámicas. La obesidad idiopática o constitucional, no tiene causas tan bien identificadas, y se relaciona con factores heredados.

Constituye un factor de riesgo coronario, de diabetes tipo 2, de hipertensión arterial, apnea, de problemas óseos y articulares y de hipercolesterolemia, predisponiendo a la arteriosclerosis.

El tratamiento, obviamente, dependerá del origen de la patología.