Concepto de obnubilado

Obnubilado, del latín “obnubilatus” hace referencia a la acción y al efecto de obnubilar verbo que procede del latín “obnubilare”, integrado por el prefijo de oposición “ob” y por “nubilare” = “nublar”, con el significado de cubrir mediante una nube.

Los escritores romanos que vivieron en el siglo II de nuestra era, Aulo Gelio y Apuleyo fueron los primeros en emplear esta palabra en el sentido de oscurecer la visión y el pensamiento, dejándolo confuso, impidiendo que las ideas sean claras y coherentes.

Concepto de obnubilado

Quien se halla en esta situación tarda en responder o comprender los mensajes o estímulos que recibe.

Múltiples causas, físicas y/o psíquicas pueden causar este estado. Ciertos medicamentos, entre ellos los antihistamínicos, antidepresivos o antiepilépticos; algunas drogas como la heroína; patologías, como los edemas o tumores cerebrales; el terror ante un hecho grave e imprevisto; el asombro ante lo que excede nuestras expectativas, etcétera, pueden hacer aparecer este síntoma, que presenta diversos grados, desde leves, pasajeros e insignificantes, como los instantes de obnubilación que ocurren inmediatamente luego de despertarnos, hasta graves, que pueden llevar a una pérdida de conciencia, con los consiguientes riesgos de caernos y golpearnos, colisionar con otro vehículo si estamos manejando, etcétera.

En la primera etapa de las relaciones de pareja, durante el enamoramiento, la mente está obnubilada por la felicidad, la novedad, el descubrimiento del otro, y solo puede ver sus virtudes, creyendo que se trata de un ser ideal.

Ejemplos de uso: “Luego del accidente, el conductor parecía obnubilado, tardó bastante tiempo en reaccionar y darse cuenta de lo que había ocurrido”, “Quedé obnubilado ante el paisaje paradisíaco, mi mente se había transportado a un mundo fantástico”, “Tras beber varios vasos de vino, el hombre ya no podía volver solo a su casa, pues estaba completamente obnubilado”.