Concepto de oleaginosa

La palabra oleginoso/a deriva etimológicamente del vocablo latino “oleaginus” que significa oleoso o aceitoso. El término es aplicado a las plantas que permiten extraer aceite de sus semillas o frutos, con finalidad de consumo humano o para utilización en las industrias, o como biocombustible. Contienen glicerina y ácidos grasos.

Son ejemplos de plantas oleaginosas de uso para consumo humano (utilizadas para cocinar, como condimento o aderezo de ensaladas o para fabricar grasas y margarinas): el girasol, la soja, el sésamo, el maíz, el lino, el coco, el olivo, la chía, la uva o el maní.

En la planta de girasol, el aceite se acumula en las semillas de las flores. Se recolectan las semillas, una vez que la flor ya se ha marchitado y secado. El aceite extraído del prensado de las semillas de girasol aportan vitamina E, siendo además reconocido por sus propiedades como antioxidante; y un biocombustible utilizado en los motores diésel, aunque el aceite de colza es más usado para ese fin.

El aceite de oliva se fabrica triturando las aceitunas maduras, formando una pasta que se estira sobre esteras que son prensadas para extraer el aceite. Es un aceite caro, especialmente si es extra virgen, pero con grandes propiedades nutritivas y muy beneficioso para la salud. Aporte vitamina E, reduce el azúcar en sangre y el colesterol. Es antioxidante por contener polifenoles.

De las semillas de la chía se extrae un aceite que aporta gran cantidad de Omega 3, ayudando a quienes padecen hipertensión arterial, siendo además un poderoso antioxidante y protector cardíaco.

El aceite de palma tiene un uso cosmético, especialmete por ser sólido a temperatura ambiental.