Concepto de olvido

La palabra olvido hace referencia a la acción y al efecto del verbo olvidar. Es un término de origen latino. Proviene de “oblivisci”, compuesto por “ob” que designa oposición, y por “livisci” que podemos traducir como “ligero” o “que se desliza”, haciendo referencia a lo que se sale o escapa de la memoria.

El olvido es lo contrario al recuerdo, y como sería imposible recordarlo todo, el olvido cumple una función muy útil, y es la de quitar de la memoria la información que no necesitamos, para poder pensar claramente.

Concepto de olvido

A veces somos nosotros los que elegimos olvidar ciertos datos o hechos, lo que es inconsciente, y por ello eso que olvidamos queda reprimido. Estos recuerdos reprimidos constituyen el objeto de estudio preferente en el Psicoanálisis, por la incidencia de esas represiones en las conductas actuales. Otras veces, el olvido se debe al paso del tiempo sin que se utilice ese contenido. Cuando la información está contenida en la memoria a corto plazo, el olvido llega con mucha mayor antelación a aquella información que está en la memoria a largo plazo. En otros casos el olvido se produce por interferencia de una información nueva sobre otra anterior que queda relegada. La memoria es limitada.

A veces el olvido es síntoma de una amnesia, temporal o permanente que impide al sujeto recordar por un mal funcionamiento de la memoria, por causas traumáticas, por ejemplo un golpe en la cabeza, o por alguna enfermedad, o el efecto de la hipnosis o el uso de ciertas drogas. La Literatura y el Cine muchas veces acuden al recurso de la amnesia, para que el personaje tenga más posibilidades para poder seguir relacionándose con ciertos personajes o con historias traumáticas anteriores, que de lo contrario no podrían sostenerse, y así alargar la historia.