Concepto de Ortodoncia

Etimológicamente ortodoncia, especialidad odontológica, proviene del griego “orthos” y significa derecho o recto; y de “odonto” que se traduce en español como diente.

Esta rama de la odontología, designada en 1841, ortodoncia por Defoulon, aunque ya Pierre Fouchard (1678-1761) padre de la moderna odontología, recomendaba el uso de aparatos para corregir la mala posición dental; se ocupa de la prevención, diagnóstico y tratamiento de los trastornos en el posicionamiento dentario, en su estructura y forma.

La maloclusión dental es su objeto de estudio, para prevenirla y tratarla. Se entiende por maloclusión, a la mala alineación de los dientes o al mal encaje entre los dientes superiores e inferiores (mala mordida). Estos problemas tienen origen en factores genéticos y ambientales, entre los cuales cabe destacar el hábito de los pequeños de chuparse el dedo, o el uso de chupete o biberón más allá de los tres años; o el de respirar por la boca. Perder alguna pieza dental, sin colocar algún retenedor del espacio puede alterar la disposición dental, pues el hueco tiende a ser llenado, desplazándose hacia allí las piezas dentales vecinas.

La técnica que emplea la ortodoncia es la aplicación de fuerzas para colocar los dientes en su posición correcta, siendo una ciencia tan antigua que ya la usaron griegos y etruscos. Los aparatos empleados pueden ser fijos o removibles, siendo más efectivos los primeros, aunque los removibles se usan muchas veces a posteriori de haber usado los aparatos fijos para mantenerlos alineados y que no vuelvan a deformarse. Los aparatos fijos se componen de bandas y brackets (metálicos o estéticos) que se adhieren a los dientes donde van sujetos arcos metálicos.

Los objetivos que persigue la ortodoncia son estéticos; y funcionales, para que el paciente mastique correctamente, y además previene la enfermedad periodontal, y el defecto de pronunciación de las palabras.