Concepto de ovario

La procedencia etimológica de la palabra ovario se encuentra en el vocablo latino “ovarium” que se compone de “ovum” con el significado de huevo, y del sufijo “arium” que denota pertenencia o relación.

Es un término empleado en Ciencias Naturales, para designar en Botánica a una parte del gineceo (la inferior) que guarda los óvulos que se han de fecundar. Es una cámara cerrada independiente o puede constituirse por dos o más ovarios. Se dice que el ovario es súpero cuando el ovario sobresale por sobre el tálamo, denominándose epígina a la flor. El ovario es ínfero si se hunde en el tálamo, la flor en este caso recibe el nombre de hipógina.

Concepto de ovario

En el reino animal, y en aquellos que son sexuados, los ovarios son en las hembras, sus glándulas sexuales. En las aves, de los dos ovarios embrionarios, uno se atrofia y el otro se conserva.

En los mamíferos, los ovarios se sitúan en una zona cercana a los riñones, y sus medidas varían según la especie.

La principal función del ovario femenino humano, que tiene forma de almendra, mide entre tres y cuatro centímetros, su color es blanquecino y su peso de aproximadamente seis gramos, y contiene folículos, es formar las células capaces de realizar la función reproductiva. Dentro de los folículos se alberga un ovocito, que al llegar a su maduración genera el ciclo menstrual (solo uno madura cada mes). Además, al tratarse de una glándula endocrina (con secreción externa e interna) secreta hormonas (estrógenos y progesterona). La extremidad externa del ovario está debajo de la trompa uterina y la interna se halla unida al útero por medio de un ligamento. Pueden ser afectados por inflamaciones, quistes benignos o cánceres.