Concepto de oxígeno

Fue el químico y teólogo inglés Joseph Priestly quien en 1774 descubrió el oxígeno, aislándolo como gas, y le dio el reconocimiento de ser fundamental para la existencia de la vida, ya que es el componente esencial de su masa. Para su experimento colocó una cantidad de óxido de mercurio encima del mercurio de un ancho tubo barométrico. Al calentarlo, observó la emanación de un gas, estimulante para la respiración, y que en su centro ardía una vela con mucho brillo

Sin embargo la denominación de “oxígeno” se la debe al químico de origen francés Antoine Lavoisier quien en 1777 acuñó el término formándolo con la unión de las siguientes palabras griegas: “oxys” con el significado de “ácido” y “gen” en el sentido de origen, ya que Lavoisier suponía que los ácidos requerían de oxígeno en su formación.

Concepto de oxígeno

Como ya expresamos, el oxígeno se encuentra en todos los seres vivientes, siendo necesario para respirar, ya que el aire está integrado por una mezcla de gases fundamentalmente nitrógeno y oxígeno (21 %). Además sin oxígeno sería imposible asimilar la comida ya que permite la combustión celular interna. Está en el agua, en el 50 % de la corteza terrestre, en los óxidos y en los ácidos. Se necesita del mundo vegetal a través de la fotosíntesis, para regenerarlo, ya que en forma constante los procesos biológicos y la acción industrial lo consumen. A grandes alturas la cantidad de oxígeno es menor.

El oxígeno, que luego del hidrógeno y el helio es el que más abunda en el universo, y con el que más contamos en nuestro planeta, es un elemento químico no metálico, compuesto de moléculas diatómicas (salvo en el ozono que tiene tres átomos de oxígeno), que en la tabla periódica está en el grupo 16, figurando entre los calcógenos o anfígenos, con propiedad para formar compuestos con casi todos los elementos (menos con los gases inertes).

Su símbolo químico es O y su número atómico, 8. Es un gas incoloro, insípido e inodoro si la temperatura y la presión se mantienen normales. Es soluble en agua de acuerdo a la temperatura, superando al nitrógeno. Se condensa a 90,20 K y sufre congelación a 54,36 K. Es reactivo sobre todo a temperaturas altas, oxidante y solo el flúor lo supera en su electronegatividad (potencialidad del átomo para la atracción de electrones). Al unirse con los metales o con el hidrógeno posee la tendencia a la captación de dos electrones para estabilizarse.