Concepto de padecimiento

Con padecimiento se alude tanto a la acción como al efecto del verbo padecer, derivado etimológicamente del latín “patiscĕre”, a su vez proveniente de “pati”, que se traduce como sufrir.

El padecimiento es una sensación de dolor físico y/o moral o psicológico y angustia, que personas y animales pueden experimentar provocadas por causas naturales o humanas. En el primer caso podría alguien estar padeciendo una enfermedad, las consecuencias de un accidente o la furia de la naturaleza. Ejemplos “el padecimiento de mi sobrino tras haber contraído esa enfermedad terrible, es atroz”, “es increíble que deba soportar tanto padecimiento por haberse caído de una altura de pocos metros” o “el padecimiento del pueblo es mucho, a causa de las consecuencias del huracán”. En el segundo caso, es el propio hombre el que se causa a sí mismo, o provoca padecimientos a otro u otros. Ejemplos: “Juan intentó suicidarse y se causó aún más padecimientos pues ahora está agonizando”, “el gobernante para su propio beneficio, impone medidas tributarias y una presión fiscal tan fuertes que el pueblo padece hambre” o “el secuestrador hizo padecer a la víctima torturas inhumanas y la familia fue sometida al padecimiento de no saber de la suerte de la víctima hasta que abonaron el rescate”.

Concepto de padecimiento

Dijimos que no solo las personas sufren padecimientos: los animales de circo, los sometidos a castigos, los que están encerrados en condiciones de hacinamiento, los que son llevados al matadero, los que son usados como meros recursos, son ejemplos de ello, siendo el ser humano su causante de ellos; además de padecer los animales, dolencias naturales.

El padecimiento es siempre negativo, y está muy asociado a las enfermedades. Así decimos que alguien padece de cáncer, o padece de arritmias cardiacas, de un trastorno neurológico o de una enfermedad mental. El enfermo recibe el nombre de paciente.

En materia religiosa el padecimiento aparece como castigo a los pecados. Por ello a quien es bueno se le promete una vida eterna en paz y felicidad en el paraíso; y a quien ha sido malo, le espera el padecimiento eterno en el infierno.