Concepto de paranoia

Paranoia es una palabra de origen griego, integrada por “para” que puede traducirse como “junto a” o “contra” y por “nous” con el significado de “mente”. Paranoia literalmente puede decirse que es aquello que no está dentro de la mente.

En Medicina, y más específicamente en Psiquiatría, se califica como paranoia a un trastorno sicótico caracterizado por ideas delirantes (de allí que también se lo llame trastorno delirante) sin alucinaciones graves pero que persisten en el tiempo, causando consecuencias negativas en la vida privada y social, al dominar esos pensamientos la mente de los que padecen este trastorno, que los lleva a desconfiar de todos los que los rodean, con los que se muestran hostiles y recelosos. Sin embargo no están alejados completamente de la realidad, como ocurre en la esquizofrenia.

Concepto de paranoia

Causas

Si bien no se sabe con certeza cómo se origina, se cree que contribuyen factores genéticos y ambientales, siendo más propensos a padecerla los varones. De acuerdo a la información que brinda el profesor en psiquiatra y escritor español Enrique González Duro en su libro “La Paranoia” publicado en 1991, contribuyen al desencadenamiento del trastorno paranoide, ciertos tipos de personalidad insegura y narcizista, que han sufrido frustraciones a lo largo de su vida.

Síntomas

Los delirios o ideas falsas pueden consistir en creer que es un persona famosa o que tiene una extraordinaria capacidad o un destino de “elegido”; que alguien está perdidamente enamorado de él o ella; que su pareja le es infiel; que se está muriendo; que lo persiguen; que lo espían, etcétera, sin tener ninguna razón o muy pocas que justifiquen esas creencias, que son solo creaciones prejuiciosas de su mente enferma, que crea “proyecciones” atribuyéndoles a los otros características que son insoportables para el individuo reconocer en sí mismo, y en cambio se reserva para sí lo que considera valioso o con lo que puede captar atención.

En el cine

Esta patología fue el título de tres películas estadounidenses: una estrenada en 1998 cuya protagonista fue Sally Kirkland, otra del 2007 protagonizada por Sarah Roemer y Shia LaBeouf y la tercera de 2013 protagonizada por Gary Oldman y Harrison Ford.