Concepto de parásito

En la Antigua Grecia, la palabra παράσιτος ,compuesta de “para” con el significado de “cercano” y por “sitos” que puede traducirse como “trigo” no tenía una valoración negativa, sino todo lo contrario, ya que con este nombre se designaba a quien custodiaba en los graneros el trigo y demás alimentos que debían ser destinados en el templo, al culto de sus dioses, y luego asistía a los banquetes; fue esto último lo que motivó que ya en la Grecia clásica se pasara a calificarlos negativamente, extendiéndose el término parásitos a quienes asistían como comensales a viviendas ajenas con asiduidad.

Concepto de parásito

Del griego pasó al latín como “parasītus” y así llegó al español como parásito, término que es actualmente usado predominantemente en el campo de la Biología, para nombrar a aquel ser vivo que usa a otro de una especie diferente para obtener los recursos que le permita satisfacer sus necesidades vitales. El organismo que los soporta se denomina huésped y los parásitos extraen de él su sangre o su comida. Si los parásitos se alojan dentro del huésped son endoparásitos, como las lombrices del corazón; y si lo hacen afuera, son ectoparásitos, como por ejemplo los piojos. Los parásitos son perjudiciales para el huésped, las enfermedades que causan son parasitarias. Si el huésped es un animal el organismo que lo invade es un zooparásito, y si es vegetal, es un fitoparásito.

Existen animales pero también plantas parásitas. Dentro de estas últimas, algunas son generalistas, afectando a varias especies, por ejemplo la cuscuta; mientras otras afectan a una especie en particular, como la Rafflesia.

Por extensión se usa esa denominación para referirse a las personas que se valen de otras para cumplir con sus obligaciones, por comodidad, aprovechándose de la ingenuidad de ellas, pudiendo valerse por sí mismas.

Un sonido o ruido parásito es un zumbido que interfiere en las comunicaciones, por ejemplo en los altavoces.