Concepto de partícula

La palabra partícula se derivó de idéntico término latino y significa literalmente “parte pequeña”.

Ejemplos: “Limpia bien los muebles, ya que aún observo sobre ellos partículas de polvo”, “El vaso de vidrio se cayó al suelo y se desintegró en pequeñísimas partículas, hay que barrer bien el piso para que no se produzca un accidente si alguien camina descalzo” o “Una partícula de mi vida la he destinado al placer, el resto fue todo sacrificio”.

En Física y Química una partícula es la porción de sustancia en su grado más ínfimo que no pierde sus propiedades físicas o químicas al separarse del cuerpo principal.

Concepto de partícula

La idea de que los cuerpos se componen de partículas surgió en la antigua Grecia. Para el filósofo Aristóteles la naturaleza era un gran vacío en el que se hallaban los átomos, que eran para él, partículas materiales, indivisibles, eternas, infinitas e invariables.

El químico británico John Dalton (1766-1844) publicó en el año 1805 una obra sobre la materia, donde expresaba, siguiendo la misma visión aristotñelica, que se constituía con pequeñas partículas indivisibles denominadas átomos, elementos idénticos, con iguales propiedades, cuya unión originaba las moléculas.

Estudios posteriores demostraron que los átomos también pueden dividirse en sub-partículas o partículas fundamentales, que son las más básicas.

Los átomos, que son eléctricamente neutros, están formados por tres tipos de partículas: los electrones negativos y los protones positivos, que son estables aislados, y los neutrones libres, que rápidamente se descomponen. El elemento más ligero que podemos encontrar es el átomo de hidrógeno, que tiene en su núcleo solamente un protón y un electrón.

En Gramática, se denomina informalmente partícula a la parte indeclinable de las oraciones, usadas a veces para negar o interrogar. En ocasiones se hallan adyacentes a las palabras, como las conjunciones o las preposiciones.