Concepto de parto

La palabra parto etimológicamente proveniente del latín “partus”, y significa dar a luz. El parto designa tanto al acto de parir, como al fruto de ese nacimiento, que ocurre en los animales vivíparos, entre ellos el hombre. Puede producirse luego del período de gestación, con lo cual se denomina parto a término, o antes del mismo; con riesgo para el nuevo ser vivo. El parto que se produce sin intervención humana se denomina parto natural, llamándose trabajo de parto a aquel período que comienza con las contracciones regulares y termina cuando una o más criaturas (en este último caso se habla de parto múltiple) salen al exterior, desde el útero por el canal de parto, siendo expulsado por la vagina; y cesárea cuando ocurre por intervención quirúrgica, consistente en una incisión abdominal, por donde se extrae el nuevo ser vivo.

El profesional médico que atiende el parto se denomina médico obstetra, palabra latina proveniente de “obstare” cuyo significado es “estar en espera”, contando en general con la asistencia de la partera, profesional de salud independiente, que trabaja también en esta etapa del alumbramiento cuando se trata de partos normales, y en la etapa inmediatamente posterior al mismo.

En la antigüedad los partos por cesárea solo ocurrían en caso de muerte de la madre, siendo a principios del siglo XVII la primera cesárea practicada a una mujer viva.

Por extensión se denomina parto a cualquier producción humana, sobre todo si se ha conseguido con esfuerzo.

También designa la lengua, ya extinta, hablada en el antiguo Imperio Parto, etimológicamente del latín “parthi”, ubicado al noreste de Irán, conociéndose a sus habitantes con el nombre de partos.