Concepto de permeable

Originada en el latín “permeabilis”, la palabra permeable es un adjetivo, integrado por el prefijo “per” que indica “a través de” y por “mea” con el significado de “dejar pasar o circular” más el sufijo de posibilidad, “able”. Permeable es la cualidad de aquello que permite que un líquido pueda pasar a través de él, sin sufrir alteraciones. Si el líquido es retenido en su totalidad, o en gran parte, por el material que intenta atravesar, se dice que es una superficie impermeable. Para que el material sea permeable se necesita que sea poroso.

Concepto de permeable

La permeabilidad se adjudica como una característica de los suelos y de las rocas. Los suelos permeables permiten que el agua se filtre hacia sus capas más profundas. Esto depende de sus poros (cuántos más tengan, se interconecten, y más grandes sean, serán más permeables, y el agua fluirá por ellos en forma más libre y rápida) de sus grietas y fisuras, y de su composición. Los suelos de arcilla no son permeables, sí lo son los suelos arenosos, lo que facilita la formación de aguas subterráneas.

Sin embargo la permeabilidad de los materiales no es aconsejable, si queremos, por ejemplo, construir un techo o un paraguas, ya que necesitaremos que no deje pasar el agua de lluvia.

En el organismo existen numerosos componentes que son permeables, entre ellos la piel, que si bien actúa como barrera de elementos nocivos, también absorbe muchas sustancias, como podemos comprobar cuando nos colocamos algún calmante local. Esto se conoce como permeabilidad selectiva.

A nivel celular, la membrana plasmática que recubre a las células también posee una permeabilidad selectiva, para permitir el intercambio entre la célula y el exterior de modo beneficioso, para que ellas puedan cumplir sus funciones rechazando las sustancias dañinas.

Aplicado al carácter de las personas se dice que son permeables cuando incorporan como propias, las opiniones ajenas, sin filtrarlas demasiado, o sea, que un individuo permeable es aquel que es influenciable, y acepta de modo pasivo que otros decidan sobre sus vidas (no filtran o someten a la crítica fundada las influencias externas). Sin embargo puede tener una connotación positiva para referirse a aquellos que están siempre dispuestos a aprender, incorporando conocimientos teóricos, valores y habilidades prácticas.