Concepto de pernicioso

El origen del calificativo pernicioso es latino. Deriva de “perniciosus”, vocablo integrado por “pernicles” en el sentido de daño o perjuicio, y el sufijo de abundancia “osus”.

Algo pernicioso es entonces, lo que ocasiona un daño exagerado o extremo, por lo cual es un adjetivo con connotación muy negativa.

El agente pernicioso puede ser natural, como sucede como una inundación, un tornado, un tsunami, un terremoto, una enfermedad, etcétera, o puede ser humano, involucrando a grupos de personas, grandes o pequeños, como una guerra, un atentado terrorista o uno o más asesinatos cometido por bandas; o ser la obra de un ser humano solo. Ejemplos. “Los efectos perniciosos de la inundación pueden verse en los rostros de desolación de los pobladores que perdieron todas sus pertenencias”, “La perniciosa guerra destruyó las ilusiones de mucha gente, que perdieron su propia vida o la de sus seres queridos”, “Juan tiene hábitos perniciosos, es adicto al juego y al alcohol” o “La acción perniciosa del asesino serial dejó a todos atónitos”.

En ocasiones se endilgan a alguien conductas perniciosas con el objetivo de descalificarlo, y así aprovechar esa situación para un beneficio o rédito personal, siendo esta actitud muy perniciosa. Un claro ejemplo son las justificaciones dadas para realizar un golpe de Estado contra un gobierno legítimo, aduciendo que el gobierno democrático ha tomado medidas o ha tenido actitudes perniciosas, que de ser ciertas podrían dar lugar a un juicio político o a cambiar de gobernante en la próxima elección, pero no a destituirlo por la fuerza.

En Medicina, se denomina anemia perniciosa, a una enfermedad rara vez congénita, que presenta pocos glóbulos rojos en la sangre por deficiencia de vitamina B12, por escasa absorción intestinal de la misma, por la falta de una proteína, llamada factor intrínseco, cuya secreción es función del estómago. La vitamina B12 se encuentra en la carne de ave, de res, en los mariscos, en los huevos, y en la leche y sus derivados. Los glóbulos rojos son muy importantes ya que son los que oxigenan los tejidos.

Las causas de que las células del estómago no fabriquen factor intrínseco pueden obedecer a que se padezca de gastritis atrófica que debilita el revestimiento del estómago o tener una enfermedad autoinmune, donde el propio cuerpo ataca el revestimiento del estómago o la proteína.

Se diagnostica por análisis de sangre donde aparece una hemoglobina y hematocrito bajos. Hay macrocitosis (los hematíes tienen su tamaño aumentado y con mayor cantidad de hierro que lo normal).

Si la afección se vuelve crónica puede afectar el sistema nervioso. Los síntomas (que no se presentan siempre) son: fatiga, piel pálida, taquicardia, diarrea o estreñimiento, deseos de comer cosas no comestibles, encías sangrantes, dificultad respiratoria, problemas de concentración y memoria, e inapetencia.